Medellín - Carolina del Principe // Buscando el salto.

01 de marzo, 2019 - Viajes - Comentarios

Cuando se terminan las bodas, o las sesiones de quinceañeras, me gusta aprovechar al máximo el tiempo que me queda libre, y la mayor parte de ese tiempo suelo darselo a mi esposa y a mi hija, ya que son ellas el motor de mi actividad como fotógrafo y la razón de mi vida.

Pero hay días en el mes en los que acostumbro a tomarme una que otra licencia para disfrutar de la fotografia en una faceta distanta al plano social. Esa faceta son los viajes. Hoy, en la segunda entrega de mi blog quiero compartir con ustedes un resumen de la ultima salida en moto por antioquia, una salida hecha por Nomadas Colombia, en la que el objetivo era recorrer buena parte del nordeste antioqueño, y llegar cerca del municipio de Guadalupe, para conocer una obra magnífica, compartida por la naturaleza y la ingenieria. El Salto.

Este es un complejo energético administrado por EPM, en el que un teleférico se convierte en medio de transporte para los propios y trabajadore, y un valioso atractivo turístico para los foraneos. 

Con ustedes las imágenes.

Llegando a barbosa. 

Mientras recorremos la doble calzada Bello - Barbosa, nos encontramos con los verdaderos culpables de la crisis ambiental que azota nuestro sector.

Madrugar es clave a la hora de hacer fotografía de viajes. Las postales que nos regala el sol cuando apenas comienza a salir, son un verdadero tesoro. (Amanecer en Barbosa, Ant.)

La carretera con sus laderas y formas son otro elemento atractivo para quienes viajamos en moto.

Nuestra primer parada fue en el municipio de Gomez Plata. Allí, según sus lugareños el atractivo principal son sus charcos, los cuales esperamos visitar muy pronto, pues ya va siendo hora de un destino así.

En los pueblos de parece que el tiempo estuviera detenido. Sus habitantes gozan de una tranquilidad inmensa, tranquilidad que en las ciudades está en vía de extinción.

Curiosamente, cada que llegamos a un pueblo, al menos lo digo por el equipo de Nomadas Colombia, buscamos sus cementerios y los admiramos tanto que, para nosotros son un destino turístico más.

Tras 20 minutos de carretera, nuestro próximo destino comenzaba a dejarse notar en las curvas que dejabamos en el camino.

Hasta que por fin llegamos, a casi dos horas de Medellín en moto, y eso si, sin muchos afanes. Encntramos la tierra de Juanes. Carolina del Principe.

Este es un municipio fiel a su historia y respetuoso de sus tradiciones. En Carolina, al menos en su parque principal, parece que las fachadas de las casas fueran pintadas cada mes.

Siempre que pides una indicación la respuesta es, a 20 minuticos. Pues, tras otros 20 minutos de carolina del principe, comenzamos a ver agua, esto era una señal de que pronto estaríamos en el Salto.

Para ser honesto no sabia bien de que se trataba, pero cuando me montaron en ese pequeño cajón, el susto se convirtió en asobro y admiración al disfrutar de semejante vista.

Creo que no era el único en las 10 personas que logramos entrar en esta cabina que llevaba una cara de asombro.

Ahí estaba frente a nosotros. 560 metros de caída de agua.

Este fue nuestro medio de transporte para llegar hasta tan semejante vista.

De regreso a lo más alto, a buscar las motos, para llegar a algun lugar y poder almorzar. No parabamos de retratar este hermoso paisaje.

Valio la pena.

La próxima semana, espero, estaré en Concepción. Según cuentan es un pesebre de lo más hermoso.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + 1 =
Ver anterior
Últimas entradas
Categorías